¿Por qué no hay más mujeres que se dedican a la tecnología?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Desde problemas con la educación, hasta ideas falsas sobre el género, nos preguntamos, ‘¿por qué no hay más mujeres en la industria de la tecnología?’ y exploramos posibles razones.

¿Por qué no hay más mujeres que se dedican a la tecnología?

Las mujeres no están muy bien representadas en el sector tecnológico. Y no sólo eso, pero son mal pagadas, a menudo no tomadas en cuenta para promociones y enfrentan sexismo día con día. No es sorpresa que las mujeres dejen la industria después de un año de comenzar, comparado con la contraparte masculina.

Entonces, ¿qué está pasando?

Para analizar el problema, debemos considerar el desarrollo temprano. En la educación media-superior, las niñas obtienen mejores calificaciones que los niños. Sin embargo, para las mujeres que estudian ciencias de la computación a nivel universitario, se encuentran superadas en número por hombres, «82% frente a 17%», una de las mayores disparidades de género en las asignaturas. Y este desequilibrio no se ve afectado por la tendencia descendente de las mujeres que toman cursos de ciencias, matemáticas y computación. Una posible razón por la que más niñas no cursan estudios de matemáticas y ciencias se debe a la «rosificación» de las niñas en edades tempranas. Los juguetes, la ropa y las posibilidades de empleo aún se comercializan hacia cualquier género, a pesar de los recientes avances en romper esta tendencia histórica.

Esta falta de mujeres que toman títulos relacionados con la tecnología se traduce en la fuerza laboral, donde en muchas empresas de tecnología, los hombres forman la abrumadora mayoría. Esto lleva a las mujeres a experimentar sexismo y sentir que no pertenecen. Según una encuesta realizada por The Guardian, el 73% de los trabajadores de la industria tecnológica creen que la industria es sexista. Con las noticias sobre el sexismo que abundan en la industria, está claro que hay un problema de cultura laboral de los «brogramadores» que debe abordarse.

Con más mujeres que abandonan la industria, hace que sea más difícil tener modelos a seguir en la cima. Esto se suma a la imagen de un mundo tecnológico dominado por los hombres y se suma al ciclo del desaliento femenino. Como señala Linda Davis, directora ejecutiva de Next Generation Recruitment, el hecho de que haya mujeres clave en puestos de liderazgo sénior animará positivamente a otras mujeres a unirse a una organización que apoya el avance de las carreras de las mujeres, aumentando así el crecimiento general de la empresa y la productividad.

Pero además del sexismo, los modelos de conducta y los estereotipos, la industria hace que sea difícil combinar la carrera tecnológica con la maternidad. En un estudio reciente publicado en Fortune, el 85% de las 716 mujeres encuestadas que han abandonado la industria tecnológica citan la política de baja por maternidad como un factor importante en su decisión de irse. Los empleadores tecnológicos que no apoyan a su personal femenino y no ofrecen flexibilidad en el trabajo solo pueden desalentar aún más a las mujeres a unirse.

Todo esto tiene consecuencias reales para el futuro de la sociedad y la tecnología. ¿Cómo se pueden construir dispositivos y programas para todos, si no todos están involucrados en su producción? Las mujeres constituyen la mitad del mundo, por lo que es lógico que constituyan la mitad de la fuerza laboral.

Es hora de que nos enfoquemos en la próxima generación de talentos tecnológicos y nos aseguremos de que exista la igualdad de género para el bien de todos. Esto significa arreglos de trabajo más flexibles, más mujeres en roles de liderazgo y más estímulo a una edad temprana para que las niñas y los niños puedan buscar lo que les interesa.

Es una batalla cuesta arriba, pero el mundo la necesita.

 

Consulta el artículo completo y la infografía en Next Generation.

Comments are closed for this article!