La brecha salarial entre hombres y mujeres alcanza un récord bajo a medida que crece la fuerza laboral femenina a tiempo completo