Mujeres japonesas quieren una ley contra los tacones obligatorios en el trabajo.