La conectividad directa a la nube como impulsor de la competitividad en el sector financiero

Por: Daniel Reyes, director de nuevos negocios de MCM Telecom

En la actualidad, son diferentes los retos que enfrenta el sector financiero en México, desde una mayor inclusión y bancarización, hasta la digitalización y la conectividad.

Particularmente la conectividad, representa un gran impulsor que puede darle aceleración a la economía y al sector en el tema digital, por lo que las autoridades e instituciones deben aprovechar las nuevas tecnologías (en particular las relativas a la nube) y su gran potencial para detonar la transformación digital, así como para facilitar y acelerar la realización de todos los intercambios económicos.

¿Cuál es el tipo de infraestructura que requieren las empresas del sector financiero para poder hacer frente a estos nuevos desafíos? Durante mucho tiempo la premisa de que era suficiente contar con una robusta y eficiente conectividad a la red de Internet consistía en el primer paso y el más importante.

Sin embargo, al día de hoy, ese paradigma no está vigente: para empresas con alto tráfico y usuarios concurrentes, el Internet ya no es la herramienta más eficiente para conectarse a la nube.

La tendencia mundial es que lo más eficiente es adoptar un modelo de conexión directa a la nube y a este respecto, las cinco inquietudes más frecuentes de las empresas del sector financiero son:

1.- ¿Por qué cambiar a una conexión directa a la nube? Las razones más poderosas por las cuales una empresa del sector financiero debe cambiar a una conexión directa a la nube son:

Seguridad: los proveedores de Internet se conectan a otras redes, dejando los datos de las empresas a cargo de otras redes que desconocen. Para evitar esto, algunos bancos han optado por implementar VPNs, pero la consecuencia ha sido que sus conexiones se han hecho más lentas. Si en ocasiones se aumentan la seguridad, pero sacrificando la velocidad y la calidad de experiencia del usuario.

Desempeño: para mejorar el desempeño, la solución es conectarse directamente a la nube: El desempeño no sólo se ve afectado en el trayecto por Internet, sino que los grandes proveedores en sus puntos de entrada a sus nubes se encuentran alentando los servicios, por cuestiones de seguridad y por sus protocolos de revisión del tráfico que ingresa vía Internet. Con un enlace directo, el ingreso tiene menos revisiones porque el proveedor de la nube sabe exactamente quién se está conectando y quién está tratando de ingresar a sus sistemas.

2.- Mi proveedor de servicios en la Nube no está en México ¿los enlaces son caros?

Hace tres años los enlaces a Estados Unidos eran caros, pero con el paso del tiempo su costo ha ido disminuyendo significativa y rápidamente. En 2019 la diferencia entre el costo de un enlace de Internet contra el de un enlace dedicado ya no es tan significativo. Hoy en día un enlace dedicado a Dallas, tiene el mismo costo que un enlace a Guadalajara o Querétaro.

Otro aspecto es que en el sector financiero se debe contar con redundancia garantizada ante cualquier eventualidad, por lo que es necesario adquirir dos enlaces dedicados con rutas geográficamente diversas. El mercado necesita proveedores más robustos, que ofrezcan garantía con topologías en anillo con dos rutas siempre: una de protección y una de redundancia. Es importante que el proveedor de conectividad ofrezca no sólo dos, sino hasta tres o cuatro rutas de conexión a la nube, de preferencia sin cargar costo adicional a las empresas.

3.- Conectarse directo a la nube no tan es complicado: Antes las empresas que se aventuraban a conectarse a su proveedor de servicios en la nube mediante un enlace directo se encontraban con un proceso que implicaba mucho tiempo, trámites y obstáculos. Hoy en día, los grandes proveedores han colocado diferentes puntos de acceso especializados a través de toda la unión americana para facilitar la conectividad a sus Nubes y que las empresas puedan conectarse en cualquiera de estos puntos y no solo a los centros de datos donde se encuentra su información.

4.- Hay cada vez más y mejor oferta de conexiones directas a la nube: Por su cercanía a nuestro país, Dallas se ha convertido en un nodo de fácil acceso donde la gran mayoría de los proveedores de la Nube y proveedores de telecomunicaciones se encuentran interconectados. Los proveedores más competitivos ya cuentan con las alianzas necesarias para poder llevar a cabo la interconexión directa en Dallas con más de 150 proveedores de la nube u otros de Telecomunicaciones, y a su vez facilitar los trámites y procedimientos para que sus clientes puedan configurar sus redes adecuadamente.

5.- ¿Cuáles son los siguientes pasos? ¿cancelar todo el Internet actual y conectar todo a la nube dedicada? La respuesta es no. La respuesta es que las empresas tienen que encontrar un balance y tomar la decisión sobre qué debe estar conectado a la nube a través de Internet y qué debe estar conectado a través de conexiones directas. Internet se puede usar para las aplicaciones que no requieren una alta necesidad de desempeño, tipo Netflix, páginas web, correos electrónicos, facturación; es decir, aplicaciones que no sean críticas. En cambio, las conexiones directas deben estar destinadas a las nubes donde residen las aplicaciones empresariales que demandan el mejor desempeño y tener la seguridad que no habrá baja de latencia o problemas de configuración.

El año 2020 traerá un cambio radical para todo el sector en materia tecnológica, año en el que se registrarán cosas como: una explosión del Open Banking, una mayor consolidación del mercado FinTech, un boom de wallets y aplicaciones, una mayor digitalización y robotización de procesos, un crecimiento de la población bancarizada, para sacar mejor partido de esta gran revolución que se aproxima es necesario estar preparado e invertir en las herramientas que le permitan ser competitivo.

Ver más noticias

¿Tienes una idea para publicar?