La cultura de código abierto como motor de la innovación

Por: Lourdes Adame Goddard

La tecnología ha evolucionado mucho en los últimos 25 años. El desafío no está solo en el desarrollo de las soluciones tecnológicas, sino en su adopción e impacto en la cultura y gestión empresarial.

Recientemente Red Hat celebró su 25 Aniversario.  Jim Whitehurst, Presidente y CEO de Red Hat comentó: “Hace  años nació una empresa de tecnología diferente, una organización que confió en el código abierto, un estilo colectivo y colaborativo de crear software y perfeccionarlo constantemente. Este enfoque abierto no sólo impulsó la forma en que desarrollamos nuestros productos, sino que también ha guiado nuestra cultura organizacional. El sistema con el que planeamos y ejecutamos en el pasado funcionó bien en un entorno estático en el que los cambios eran lentos y predecibles. Pero ahora, a la luz de los constantes movimientos, ese sistema genera estructuras frágiles, poco flexibles e ineficientes, por lo que aprendimos a desarrollar la capacidad de cambio utilizando un enfoque de código abierto que implica empoderar a la gente dentro de la organización para que innove a partir de su manera de pensar y actuar”.

Existen tres pilares que fueron fundamentales en las comunidades abiertas durante décadas y que en Red Hat aplican hoy al negocio:

  1. La planificación debe ser reemplazada por la configuración para un cambio constante: los procesos deben focalizarse más en la experimentación y el aprendizaje (probar, aprender, modificar) que en la planificación.
  2. El mandato debe ser reemplazado por la facilitación: más que una toma de decisiones vertical, para liderar hoy se requiere trasladar el poder de decisión —y la información requerida para ello— a las personas más cercanas al punto en el que tienen impacto dichas decisiones. El líder debe dar el contexto no la visión de transformación.
  3. La ejecución debe ser reemplazada por el compromiso: más que aplicar normas y dictar acciones a través de un modelo de cumplimiento, las organizaciones deben basarse en la colaboración y coordinación entre equipos.

El futuro del código abierto es prometedor en todos sus aspectos, desde el entorno que conforma para la evolución tecnológica hasta la creación de un ambiente propicio para la innovación constante. Red Hat tiene ejemplos en México cómo el open source es capaz de crear grandes cosas para la comunidad de usuarios. Uno de ellos es el Gobierno de Jalisco, en cuyas implementaciones  utilizaron  una variedad de tecnologías y servicios de Red Hat para construir aplicaciones y sistemas que le permitieron al gobierno triplicar la cantidad de solicitudes web resueltas y reducir los costos de hardware en un cien por ciento.

Para las próximas décadas, Whitehurst augura industrias enteras basadas en conceptos de apertura, como el intercambio de información y la innovación conjunta. “Cada vez más compañías se convertirán en empresas de software, independientemente de su rubro. Esto tendrá gran repercusión en todos los segmentos, desde las organizaciones sin fines de lucro como salud, educación y gobierno, que buscan ser lo más eficientes posible en términos de costos, hasta las corporaciones internacionales que toman conciencia de que compartir información ayuda a obtener mejores resultados en rentabilidad, escalabilidad y llegada el mercado”.

La innovación colaborativa y participativa será, sin duda, un factor clave para incrementar la productividad en todo el mundo. Hoy el reto es encontrar a las personas que construyan los procesos de aprendizaje, dentro de las organizaciones, para la transformación digital.

Paulo Bonucci, VP para América Latina; Jim Whitehurst, Presidente y CEO y Alejandro Raffaele, Dir General de Red Hat en México.

Inscríbete a nuestro boletín

Enterate de nuestras noticias

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más noticias

¿Tienes una idea para publicar?