La tecnología analítica: el mejor aliado estratégico en la planeación de capital

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Por: Luis Barrientos, Experto en Riesgo para SAS Latinoamérica

En los últimos años y en particular este año, la mayoría de las empresas financieras han estado experimentando un significativo cambio de paradigma: pasar de la “medición del riesgo” a la gestión del negocio a partir de su riesgo.

Los desafíos, que imponen actualmente la economía mundial y regulaciones de estándares internacionales como NIIF 9, NIIF 17 y BIS, han dejado al descubierto la necesidad de sistemas de gestión del riesgo más avanzados y robustos dentro de las empresas.

El tamaño de reto tiene que ver con la magnitud de sus consecuencias: existen fenómenos de riesgo que pueden resultar sumamente adversas para la estrategia de una empresa e incluso para su supervivencia; por el otro lado, puede conducir a nuevas oportunidades de negocio.

Hoy en día, todo modelo de gestión del riesgo debiera ser dinámico y para lograrlo es fundamental contar con soluciones tecnológicas avanzadas que permitan hacerlo de manera innovadora y eficiente.

Las diversas variables que pueden afectar el curso del negocio, deben ser atendidas con la misma prontitud, el balance se afecta constantemente por muy diversos factores y todo gestor de negocio, incluido el área de riesgos, debe poder visualizarlo así: dinámico.

Los mercados y las industrias cambian tan velozmente que los escenarios estáticos están resultando insuficientes, ya no basta solo hacer valuaciones y monitorear los cambios en los flujos de efectivo para tomar decisiones, con base en información que no corresponde necesariamente con la realidad actual y con los escenarios esperados.

Con tecnología analítica, es posible simular diferentes posibles condiciones sobre los flujos futuros de efectivo y posiciones para poder hacer una planeación del negocio, a través de su liquidez o capital, por ejemplo; ya que permite hacer una simulación dinámica del negocio y con ello analizar los resultados plausibles. Los escenarios futuros cambiarán conforme se introduzca información nueva o actualizada, por lo que se obtendrá mayor conocimiento sobre el entorno de la entidad.

Para contextualizar lo anterior, refiera a la industria financiera: algunos bancos continúan teniendo dificultades para hacer sus análisis de riesgo porque no están aprovechando al máximo las ventajas que ofrece la tecnología de punta.  Entre la complicaciones que se han encontrado más comúnmente:

  • Tiempos de entrega de reportes limitados y procesos poco optimizados, lo cual provoca un alto consumo de recursos para elaborarlos, ejemplo de ello son los reportes de liquidez y de capital regulatorio;
  • Sistemas de información fragmentados, incluso falta de integración de los diversos modelos utilizados para medir el riesgo, lo que se traduce en inconsistencias en los supuestos para generar resultados y, por tanto, en tomar de decisiones;
  • Apego excesivo a los procesos manuales durante el proceso, lo que trae como consecuencia una ineficiencia en los flujos de trabajo;
  • Pobre capacidad de procesamiento combinada con la complejidad de los procesos de análisis, deriva en que no se ejecuten dichos análisis con la debida frecuencia y, consecuentemente, existe poco margen para la innovación o el perfeccionamiento de tales procesos
  • Falta de gobernabilidad de datos, modelos y procesos aunado a una alarmante dependencia a las hojas de cálculo trae un sinfín de problemas en cuanto a auditorías e integridad de la información lo que disminuye la confiabilidad y oportunidad de los resultados.
  • Orquestación de actividades y rutinas (cálculos) laxas en cuanto a la auditabilidad y transparencia del proceso de análisis del riesgo del negocio.

La mayoría de estos problemas se resuelven de manera extraordinaria al implementar soluciones tecnológicas que operen bajo modelos probados que permitan a las instituciones financieras disponer de procesos flexibles, gobernables, transparentes, repetibles, escalables y auditables; esto es, deben contar con al menos:

  • Gestión de datos eficiente y transparente
  • Flujos de trabajo personalizables
  • Proceso gobernable, repetible y auditable
  • Gestión flexible de escenarios
  • Amplia gama de técnicas de modelado
  • Alto desempeño en procesamiento de información
  • Reportes y visualización dinámica

El uso de tecnología analítica de vanguardia tiene muchos beneficios porque permite a los gestores del negocio a partir de su riesgo involucrar a diferentes departamentos de la empresa en una plataforma que integrará toda la información disponible, un control de accesos robusto, mayor seguridad en los flujos de datos, el uso de modelos dinámicos probados y la versatilidad de los procesos del negocio en toda la compañía.

Inscríbete a nuestro boletín

Enterate de nuestras noticias

Comments are closed for this article!

Ver más noticias