¿Sabes quién esta detrás de la compra en línea de tu negocio?

Por: Luis Alberto Sánchez, General Manager México y Centro América de Emailage

Como sabemos, existe una cantidad incontable de datos disponibles en la dark web que pueden caer en las manos equivocadas. La abundante información personal que se ha filtrado a aquel nivel digital aumenta las posibilidades de fraude, lo cual representa una dura realidad en los últimos días.

Actualmente, México está posicionado como el país número uno en pérdidas por fraude de comercio electrónico de América Latina, a pesar de registrar una tasa de rechazo de pedidos en el comercio electrónico de 14.3%; además se encuentra entre los primeros lugares de fraude de e-commerce a nivel mundial con un índice de 1.9 por ciento.

Pero ¿qué sucede cuando todos los datos de una persona coinciden, y quien los usa o registra al realizar las transacciones no es el propietario?

Cuando se usan datos robados (nombre, dirección, número de seguro social, números telefónicos, entre otros) en un intento de fraude, los estafadores no se esfuerzan por obtener acceso a la dirección de correo electrónico de la víctima, debido a que les requiere más tiempo y esfuerzo obtener el control de una cuenta de correo electrónico sin que se haga una notificación a la víctima.

Los defraudadores trabajan a escala y obtener una contraseña a través de phishing o malware les lleva mucho tiempo, y el tiempo es dinero. En cambio, les es más sencillo crear una nueva dirección de correo electrónico con los datos robados.

Sin embargo, cuando el robo de información involucra también una dirección de correo electrónico, la tendencia es diferente: los estafadores aprovechan las cuentas asociadas a ese e-mail. En este proceso, la automatización juega un papel muy importante, pues una vez que los estafadores ingresan al correo, ejecutan programas que identifican cuáles son las cuentas vinculadas a esa dirección.

Después de eso, para los estafadores explotar y monetizar las cuentas vinculadas a un correo electrónico, es tan sencillo como restablecer una contraseña, lo cual representa un camino mucho más rápido para la apertura de nuevas cuentas que les generen dinero.

En los últimos años se ha observado una rápida especialización en los fraudes antes mencionados, por eso una dirección de correo electrónico es un elemento esencial para luchar contra el fraude en línea. Sin embargo, otros elementos, como el machine learning y el análisis del comportamiento de los datos, también están proporcionando una sólida validación de identidad digital.

Estas herramientas son clave, no sólo para la prevención del fraude en línea, sino que también lo es en términos de validación de identidad digital, protección de marca, y violaciones de contenidos, por mencionar algunos; pues ayuda a predecir los riesgos de fraude, a saber quien es la pesorsona detas de una trasacción y al mismo tiempo permite la expansión de un negocio.

Si bien, no hay una solución mágica para la prevención del fraude, es posible tomar ventaja de las herramientas que hay en México que brindan grandes oportunidades al comercio electrónico y servicios financieros digitales, para esto es fundamental invertir en tecnología de punta (como herramientas que combinen Machine Learning, AI, Deep Learning, entre otras) que ayude a evaluar la identidad digital de clientes y prospectos. Todos debemos estar atentos y trabajar juntos en este sentido, los ataques de fraude es un tema que nos afectan a todos.

Inscríbete a nuestro boletín

Enterate de nuestras noticias

Comments are closed for this article!

Ver más noticias

¿Tienes una idea para publicar?