Por qué hoy el trabajo remoto es más importante

Por: Maggie Bautista, Directora de Marketing de Avaya México

El mundo cambió. Una emergencia sanitaria global nos exige permanecer en casa separados de nuestros familiares, amigos, compañeros de trabajo y de toda la comunidad. De pronto, la tendencia del trabajo remoto o virtual que crecía paulatinamente, sobre todo en países como el nuestro, se tuvo que adaptar y hacerla funcionar de forma inmediata y eficiente.

Hace 10 o 15 años realizar trabajo virtual no hubiera sido rentable (ni siquiera imaginable) ya que, como recordarán, cuando comenzaron los celulares las llamadas tenían un costo elevado, además de que no eran accesibles para todos. Vamos más atrás en el tiempo con los famosos “Bipers” los cuales funcionaban solo para mensajería unidireccional; no existían los medios de mensajería instantánea y por supuesto no había videollamada. En esos tiempos era comprensible que se exigiera la asistencia diaria a una oficina física ya que no se contaba ni la tecnología ni los medios que existen ahora para comunicarse y colaborar.

Antes de vernos obligados a mantener distancia entre las personas, las estadísticas decían que únicamente cuatro de cada 10 empresas en México permitían esta modalidad de trabajo y son muchas las razones de ello, probablemente la más fuerte sea por un tema generacional.

La mayoría de las personas que ocupan un puesto gerencial son precisamente ejecutivos que transcurrieron los primeros 10 o 15 años de su vida laboral justo en la época en la que la tecnología no daba para imaginar siquiera en trabajar desde casa y además ser productivo, y que tal vez consideran que hacer home office es una forma de incumplir con las actividades laborales por prestar mayor atención a las personales.

Pero las nuevas generaciones son un poco más conscientes acerca de los beneficios de la tecnología que les rodea y el por qué hacer trabajo remoto representa más una ventaja que desventaja. Ellos entienden y valoran que una oficina virtual puede ser igualmente productiva, si no es que más, y puede permitir una vida más equilibrada. Se dan cuenta de que los beneficios de una oficina virtual no son solo para quienes hacen el trabajo, sino también para la empresa e incluso para el medio ambiente. Se proyecta que para 2020 los millennials representen el 35 por ciento de la fuerza laboral mundial y se dupliquen para 2024. En México hay alrededor de 39 millones de ellos. Según Deloitte el 75 por ciento de millennials preferiría trabajar desde casa donde creen que serían más productivos.

Hoy las tecnologías existentes brindan infinidad de posibilidades. Podemos responder un e-mail desde el teléfono celular, tomar una videollamada desde el otro lado del mundo con soluciones como Avaya IX Workplace y Avaya Spaces que proporcionan todos los canales de comunicación tales como videollamada, llamada de voz y mensajería instantánea en una sola herramienta que puedes instalar en cualquier dispositivo móvil.

Asimismo, dispositivos nos permiten disfrutar de una interface gráfica tipo “touch screen con aplicaciones de productividad y comunicación en nuestro escritorio, o bien, transformar de manera muy rápida nuestra oficina en casa en una sala de videoconferencias que gracias a su simplicidad de instalación los usuarios pueden fácilmente conectar una cámara inteligente a la pantalla y disfrutar de la experiencia de colaboración remota mediante una red inalámbrica con acceso a internet en cuestión de minutos.

El trabajo remoto brinda innumerables ventajas a aquellos que la ejercen, tales como: reducción de estrés, reducción de tiempo en tráfico (en promedio 24 horas al mes en ciudades como la CDMX), reducción de costos en transporte hacia la oficina, aumento de productividad y reducción de costos fijos para las compañías como el consumo de electricidad, agua o gastos de infraestructura, y ¿a qué empresa no le gusta ahorrar dinero? Imagine cuánto ahorro habría para aquellas compañías que actualmente están proporcionando cupones de gasolina o pagando estacionamiento a sus empleados, si se permite al menos un día a la semana de trabajo remoto.

A partir de ahora el entorno laboral nunca más volverá a ser como antes. Nos hemos transformado y hemos demostrado que juntos y a través de buenas estrategias, prácticas y herramientas tecnológicas de comunicación y colaboración podemos hacer que el trabajo remoto siga en aumento y sea ya una realidad en las empresas y un beneficio personal, emocional y económico para todas nuestras comunidades.

¿Tienes una idea para publicar?